Cómo enfrentar esta edad

Ánimo, hay soluciones: Se puede decir que ningún padre se salvan de vivir la rebeldía de los niños de 1 a 3 años, incluyendo berrinches, agresividad, autoagresión o hasta hiperactividad. Pero hay algo que puedes hacer, manejar estas situaciones educándolo y no malcriándolo. Aquí encontrarás un par de consejos para lograrlo.


El rey de los berrinches:

¿Quién alguna vez no se sintió avergonzado cuando su hijo empezó a llorar o se tiró en el suelo por un berrinche, ¡estamos en el mismo barco! Una de las mejores formas de reaccionar a los berrinches de niños de 2 años es simplemente no ceder a las manipulaciones para que entienda que de esta manera no van a conseguir lo que quieren. ¡Sé firme! Tu actitud va a mostrarle desaprobación y él entenderá las cosas que puede y no puede hacer.

En lugares públicos, simplemente sal con tu hijo del entorno sin demostrar irritación y platica a su altura, esta posición hace que entienda que estás prestando atención cuando él habla y que lo escuchas.

Antes de ir a dar un paseo, habla con tu hijo sobre el lugar y las personas que van a estar allá. Dile cómo esperas que él se comporte y explícale qué cosas puede hacer y qué no, en ese ambiente. 

Pequeño boxeador:

Al igual que nosotros, nuestros hijos también pasan por momentos de descontento, ira, tristeza y frustraciones.

En la primera etapa de la infancia aún no saben cómo reaccionar a estas situaciones y empiezan a probar diversas maneras de desahogar estos sentimientos, tal como golpear, gritar, patalear.

Es muy importante saber cómo reprender a nuestros hijos en estos momentos para evitar que se convierta en una situación frecuente.

Lo ideal es agacharte a su altura y hablar, con un tono firme y serio, diciéndole que entiendes que está enojado, pero que la actitud que está tomando es inaceptable.

Con paciencia y conversaciones, enseñamos a nuestros pequeños a entender y reaccionar de la manera correcta a cada sentimiento.