Compartiendo rutinas y tiempo de calidad con nuestros hijos

Es cierto que ser madre no es tarea fácil y muchas veces tenemos que multiplicarnos para poder hacer todos nuestros deberes tanto en el hogar como en el trabajo, sin embargo, es fundamental que dediquemos tiempo de calidad con nuestros hijos, pues de nosotras depende su formación.


Haz de los momentos sencillos grandes momentos para ellos, todo está en hacer importante la rutina. Puedes empezar levantándolos en las mañanas y diciéndoles cuanto los quieres, ésto logrará que tengan más seguridad en su vida emocional. Por otro lado, es importante que saquemos tiempo para ellos por más ocupadas que nos encontremos con otras actividades, el inventarnos historias y contarles anécdotas les encanta a los niños pues encuentran diversión en ellas, principalmente si les creamos un personaje en donde ellos sean los protagonistas.

Actividades como jugar al aire libre dependiendo de cuál sea la actividad favorita de tus hijos ayuda mucho a fortalecer la unión familiar, así como a relajarnos y desconectarnos por un momento de todo. No hay nada mejor que verlos disfrutar de lo que les encanta. Por otro lado, ver una película juntos, comer todos en la mesa y compartir con los miembros de la familia son esenciales para favorecer el desarrollo de nuestros hijos.  

No se trata de cuánto tiempo pases con ellos, sino que el tiempo que pases sea de calidad, un tiempo en el que los niños sientan que hacen parte de la actividad que realizamos, sólo así lograrás una excelente comunicación y un mejor vínculo afectivo entre ustedes.