bebe sentado mirando bebiendo

El aceite de palma en las fórmulas infantiles

Si la oleína de palma es dañina, ¿por qué algunas fórmulas la incluyen y otras no? Entérate por qué hay que evitarla


Cuando vas al supermercado ¿lees los ingredientes de los productos que compras? Actualmente se tiene un mayor conocimiento sobre las aportaciones nutrimentales de los alimentos que consumimos, y nos beneficia en el momento en que podemos tomar una mejor decisión para el cuidado de nuestras familias.

Si se trata de nuestro nene, redoblamos esfuerzos por saber lo que estamos dándole de comer, pues su salud para nosotras como mamás es lo más importante.

Posiblemente habrás oído de la oleína de palma o aceite de palma, un componente dañino pero que llega a estar presente en algunas fórmulas infantiles. ¿Por qué ocurre esto y qué deberíamos hacer cuando leamos este ingrediente en una etiqueta?

Este aceite vegetal tiene un alto contenido de grasa saturada, se obtiene de un fruto de palmera africana y es muy frecuente encontrarla en múltiples alimentos, como galletas, pasteles, crema de cacao, entre muchos otros.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) así como la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda tener cuidado con la ingesta de productos con este ingrediente, pues se ha demostrado que consumirla regularmente durante mucho tiempo, aumenta el colesterol malo en la sangre, por consecuente hay un riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Pero, ¿entonces por qué algunas fórmulas llegan a incluirlo?

Es claro que durante los primeros meses de un bebé, la alimentación tiene gran importancia en su desarrollo, y se descubrió que en la leche materna existe el ácido palmítico, uno de los muchos componentes que ayudan en el crecimiento y protección de enfermedades en un bebé.

Las leches de fórmula agregan aceite de palma en sus ingredientes para tratar de tener un parecido al ácido graso de la leche materna, sin embargo, se debe tomar en cuenta que el ácido palmítico proveniente de la leche materna, no es igual a los aceites vegetales extraídos de la palma. La oleína de palma impide absorber y digerir las grasas, el calcio y el magnesio y como consecuencia causa estreñimiento en los bebés, haciendo la consistencia de las heces más duras.

Es por ello que actualmente las fórmulas contienen un perfil de nutrientes específicos para cubrir los requerimientos de los niños, como DHA, hierro, vitamina D o HMO, un componente clave que ayudan a fortalecer su sistema inmune y a una buena digestión; como Similac® 3, que además sus fórmulas son libres de oleína de palma, para que tu nene tenga un correcto aprovechamiento de los nutrientes, como el calcio y por lo tanto pueda hacer heces más suaves.

Es importante que antes de empezar a darle cualquier tipo de fórmula a tu nene, en su alimentación complementaria, primero lo consultes con su pediatra ya que él te recomendará la opción que mejor se ajuste a sus necesidades. No olvides que nuestro rol como papás es darles la mejor nutrición y a su vez educarlos con buenos hábitos alimenticios en el futuro.

BIBLIOGRAFÍA

Brun María Eugenia, “¿Es bueno dar a los niños leches de fórmula con aceite de palma?”, Italia, Aleteia.org, Marzo-2017, Consultado en:

https://es.aleteia.org/2017/03/30/es-bueno-dar-a-los-ninos-leche-de-formula-con-aceite-de-palma/

Jiménez Javier, “¿Es peligroso dar productos con aceite de palma a nuestros niños?”, México, Bebés y más, Febrero-2018, Consultado en:

https://www.bebesymas.com/alimentacion-para-bebes-y-ninos/es-peligroso-dar-productos-con-aceite-de-palma-a-nuestros-ninos