Los controles médicos son tu mejor aliado

La pre-eclampsia afecta aproximadamente del 2 al 10% de las mujeres y tiene que ver con la presión alta en el embarazo. Conócela y visita con frecuencia a tu médico, pues sólo así podrán detectarla a tiempo y prevenir las complicaciones.


¿Qué es la pre-eclampsia?

Es una de las complicaciones del embarazo a la que más le temen las mamás, pues si no se controla, puede tener consecuencias graves en el bebé y en la madre. Esta enfermedad es causada por la hipertensión en el embarazo, es decir presión alta, puede afectar los riñones y genera otrosproblemas.

¿Cuándo se presenta?

Regularmente aparece durante el tercer trimestre de embarazo, pero en algunos casos se da en el segundo.

Tu doctor estará tomando tu presión arterial para ver que no haya ninguna alteración durante todo el embarazo, en caso de tenerla, te solicitará diferentes exámenes en donde se descarte proteína en la orina. En caso de tenerla, te diagnosticarán pre-eclampsia y empezarás un tratamiento.

Síntomas

Puede que no tengas síntomas, sobre todo cuando empieza, pero si llegas a tenerlos, estos se pueden confundir con las molestias comunes del embarazo como manos y pies hinchados, nauseas o vómitos. Por eso debes ser muy constante asistiendo a los controles prenatales, para que tu médico verifique que tú y tu bebé se encuentran bien.

Efectos en ti

Entre más temprano se presente, más complicaciones podrá traer para ti y tu bebé. Este trastorno provoca que los vasos sanguíneos se contraigan generando disminución del riego sanguíneo lo que puede afectar tu hígado, riñones y cerebro.

Efectos en tu bebé

Al haber un riego sanguíneo menor, el bebé puede presentar bajo crecimiento, el líquido amniótico se puede reducir y puede haber desprendimiento prematuro de la placenta. En los casos más graves puede ser necesario que se induzca el parto antes del tiempo esperado para intentar salvar tu vida y la de tu bebé.

¿Qué hacer si tienes pre-eclampsia?

El tratamiento dependerá de la gravedad en la que esté el trastorno y de las semanas de embarazo que tengas. Solamente tu médico podrá decidir cuál debe ser el tratamiento para evitar complicaciones como la eclampsia o el síndrome de HELLP.