Aprendiendo a comer desde temprana edad

Saber alimentar adecuadamente a nuestros hijos no es tarea fácil. Son muchas las dudas que nos generan en cada etapa de su crecimiento. ¡Tranquilízate mamá! Aquí te daremos algunos consejos para que tu hijo crezca sanamente.


Primero que todo, debes de tener en cuenta que la leche materna es el mejor alimento para tu hijo y su principal fuente de energía durante los primeros seis meses. La leche materna le proveerá todos los componentes nutricionales e inmunológicos que necesita para desarrollar mejor su sistema digestivo.

A partir del sexto mes, tu hijo podrá empezar una alimentación complementaria que deberá ir de acuerdo con su madurez fisiológica. En esta etapa es muy importante seguir las recomendaciones que te dé tu pediatra, pues cada niño es diferente y las necesidades nutricionales pueden variar.

Puedes empezar con papillas, es una buena opción para que tu hijo empiece a probar alimentos diferentes a la leche, puedes mezclar las frutas con cereales, o verduras con carne o pollo, etc. Recuerda que las papillas no van a sustituir los nutrientes de la leche materna, por tanto mientras le estás dando alimentación complementaria debes continuar con la lactancia materna.

Las verduras que más se recomiendan son la zanahoria, calabaza, chayote, espinaca, entre otras. Estos alimentos debes prepararlos a baño maría para que se suavicen y se vuelvan semisólidos, esto ayudará a que tu bebé pueda ingerirlos sin ningún problema.Empieza con pequeñas porciones utilizando cucharas no metálicas para que tu hijo aprenda a masticar.

A partir del noveno mes puede empezar a darle alimentos que tengan una textura un poco más dura como el pan, el queso y algunas frutas, permítele que las tome con las manos y las explore, puede aumentar gradualmente la cantidad en porciones moderadas. Se aconseja que los alimentos como el huevo, fresas, o duraznos se empiecen a dar a los niños a partir del primer año de edad por el riesgo de alergias.

Cuando el niño cumpla el año, ya puedes darle una alimentación más variada incluyendo diferentes grupos de alimentos, se considera que a esta edad el niño ya pueda integrarse a la dieta familiar. Se debe tener presente la preparación de los alimentos, no se recomienda el uso excesivo de sal, azúcar o grasa ya que tu pequeño está aprendiendo a percibir sabores.  En esta etapa debes empezar a establecer horarios de comida según lo hagas habitualmente.

Aquí te dejamos algunas recomendaciones generales de alimentación para tu hijo después del año de vida:

- El niño debe comer entre 5 a 6 comidas diarias, incluyendo refrigerios como frutas, yogurt, cereales. 

- De vez en cuando puedes darle un plato que incluya solamente verduras y cereales. 

- Ofrécele huevo y pescado 2 a 3 veces por semana.

- Derivados de la leche, frutas y verduras siempre deben estar presentes en la alimentación de tu hijo. No excluyas ningún grupo de alimento.