Juegos para niños, QUÉ divertido y sano es jugar

Los juegos para niños cumplen un papel fundamental en su desarrollo. Capacidades como la afectividad, la motricidad, la inteligencia, la creatividad y la sociabilidad, se activan y estimulan en el momento que juegan. Recuerda que jugar contigo es el mejor juego de todos. Cuando te relacionas con tu hijo de mente y de corazón, haz hecho el fin del juego y eso es más valioso que todos los juguetes o amigos que tenga, así que intenta siempre dedicar tiempo de calidad creando con tu pequeño.


Será bueno establecer reglas para que aprenda a seguirlas en el mundo real, estimular su fantasía con objetos simples, propiciar juegos que le permitan estar activo desarrollando sus habilidades y, evitando los juegos violentos o agresivos.

Dependiendo de su edad puedes poner en práctica actividades lúdicas muy sencillas que lo harán feliz y apoyarán su desarrollo:

Dibujemos

A cualquier edad dibujar será una buena idea. Empezar con crayolas y unas hojas de papel estará bien. Aquí no importa que el resultado solo sean garabatos o que ya tenga una forma, lo importante es que tu niño pueda desarrollar los movimientos de sus manos.

Piezas 

Desde los dos años puedes jugar con tu hijo poniéndolo a encajar figuras. Para esto puedes dibujar en un cartón algunas formas como un círculo, un cuadrado, un triángulo y una estrella, y aparte recortar y decorar las mismas figuras en el mismo tamaño para que el niño intente encajarlas en los espacios que dibujaste.

Caliente o frío

De los dos años y medio a los tres, puedes jugar con él a caliente o frío. Escoge una sorpresa y escóndela, invítalo a buscarla y cuando esté muy cerca de encontrarla dile que está caliente, cuando esté lejos dile que está frío y cuando esté más o menos cerca dile que está tibio. Las primeras veces necesitará de tu ayuda para buscar mientras le toma el ritmo al juego.

Buscando el tesoro

A los tres años ya podrás usar algunas de sus fichas de “armatodo” como tesoro para

enterrarlas en la arenera del parque. Luego le puedes dar una pala de juguete para invitarlo a descubrir el tesoro. Una vez encuentre todas las fichas es bueno que lo premies, un juguete le encantará.

La cuerda floja

A los cinco años pueden jugar a la cuerda floja poniendo una cuerda en el piso para intentar llevar objetos de un lado a otro caminando sobre ella. La idea es invitarlo a imaginar que la cuerda está templada en el aire, para que así estimule su motricidad gruesa.

Tags : Tips Creatividad