Haz de la cocina un juego divertido para tus hijos

Sabías que mientras cocinas puedes incluir a tus hijos como parte de esta rutina que, aunque muchas veces parezca aburrida la podemos convertir en todo un juego para ellos, además de desarrollar habilidades en ellos, les crearás curiosidad por este arte.


Es importante que cuando se encuentren en la cocina primero establezcas unas normas de seguridad, que pueden y que no pueden tocar, así ellos sabrán los riesgos de ciertas cosas dentro de este espacio y evitarás cualquier tipo de accidente.

Deja que mientras cocinas ellos te miren, pues los niños aprenden e imitan lo que ven, una vez estén concentrados, asígnales una tarea que no sea peligrosa para que sientan que están ayudando y que también son parte de esa creación. Por ejemplo, si estás haciendo galletas dales una parte de la masa y deja que ellos mismos hagan sus propias galletas, les parecerá muy divertido y delicioso.

Además, los platos que cocinen pueden tener un toque de gracia para generar más interés en nuestros hijos, deja que decoren a su gusto las comidas, pues de estas creaciones saldrán muchas risas y su creatividad y productividad estarán al máximo, al mismo tiempo que ayudas a subir su autoestima.

Por otro lado, esta dinámica puede despertar el interés de nuestros hijos por probar alimentos nuevos, lo que hará mucho más fácil la hora de la comida ya que estarás educando su paladar y lograrás que aprendan a distinguir sabores y texturas.

Es importante que no fuerces a tus hijos a cocinar, deja que ellos mismos exploren y estén envueltos en la tarea el tiempo que quieran, pues la idea es que sea una actividad divertida, intenta poco a poco sin generar presión y explícales paso a paso, es una actividad de paciencia pero que si la haces bien jamás la olvidarán.