Del pañal a los calzoncillos

La leche materna es la fuente de alimentación por excelencia en nuestros bebés pues como madres producimos el calostro que es una sustancia de color amarillo y acuosa que contiene muchos minerales y vitaminas como lo son: A, E, K y B12. Es fácil de digerir en el cuerpo de nuestro bebé, además la leche materna ayuda a proteger al bebé de contraer infecciones intestinales o respiratorias mientras se termina de desarrollar su sistema inmunológico.


Los papás tienen un papel importante en este proceso; el apoyo emocional que les das es relevante para ayudarlos a conseguir un control eficaz. Así que debes prepararte emocionalmente para tomar acciones concretas que apoyen a tu peque.

Los niños comienzan a tener un control intestinal por sí mismos y más adelante tendrán un control al deseo de orinar. Jamás se le debe imponer para apresurar buenos resultados, se tiene que respetar cada etapa para no favorecer problemas como la constipación o la incontinencia fecal o urinaria.

Hay tres etapas cruciales en el proceso: 1) Que avise cuando ya se hizo del baño; 2) que diga cuando está haciendo del baño y 3) que avise antes de hacerlo. Los momentos son variables y cada uno irá evolucionando conforme tu peque esté listo.

1)     En esta etapa déjalo jugar con plastilina o masas y que use recipientes para ir pasando agua de uno lado a otro; estos juegos refuerzan la idea de continencia.

2)     En la segunda etapa déjalo solo y tranquilo, dale confianza y luego cámbialo como lo hizo en la primera etapa. No lo lleves corriendo al baño ni le quites la ropa de forma tempestiva, esto resulta contraproducente haciéndolo sentir inseguro o que hizo algo malo.

Pídele que te avise antes, cuando quiera ir al baño; siempre con paciencia y calma.

3)     Cuando avise que está por hacer ve rápidamente al baño y siéntelo para que haga (es recomendable adecuar el inodoro para su comodidad), luego, como antes, que despida alegremente los desechos.

Nota importante: Si llega a tener un retroceso, no lo regañes ni lo castigues. Tampoco dejes que haga del baño mientras ve la tele por mucho tiempo, no es algo que se deba hacer.

Este es un logro que lleva tiempo y puede ser complicado para tu peque pero que todos los niños sanos en uno u otro momento terminan de recorrer exitosamente. Y estarán cumpliendo la meta de dejar el pañal.